Impactantes cambios en la regulación cripto argentina: ¿cómo afectan a los proveedores de servicios de activos virtuales?

En los últimos años, las criptomonedas han ganado cada vez más protagonismo en el mundo financiero. Desde el boom del Bitcoin hasta la proliferación de nuevas altcoins, estas monedas digitales han revolucionado la forma en que entendemos el dinero y las transacciones. Pero, ¿qué pasa cuando el gobierno decide regularlas? En Argentina, recientemente se han aprobado importantes modificaciones en la normativa anti-lavado de dinero que impactan directamente en el ecosistema cripto local. En este artículo, exploraremos en detalle estas regulaciones y cómo afectan a los usuarios y empresas del sector.

Proveedores de Servicios de Activos Virtuales

Con el objetivo de cumplir con los lineamientos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), la nueva normativa argentina incorporó la figura de los Proveedores de Servicios de Activos Virtuales (PSAV). Estos proveedores pueden ser personas físicas o jurídicas que realicen actividades como la custodia y compraventa de activos virtuales de manera profesional y habitual. Esto significa que no cualquier persona que realice una transacción ocasional estará sujeta a estas regulaciones, sino aquellos que operen de forma más estructurada.

Reflexiones sobre Bitcoin: Aprendiendo a Separar el Valor del Ruido en el Mundo CriptoReflexiones sobre Bitcoin: Aprendiendo a Separar el Valor del Ruido en el Mundo Cripto

Por ejemplo, una persona física que se dedique a la compraventa de criptomonedas como un negocio regular sería considerada un PSAV. Esta definición busca establecer parámetros claros para regular la actividad dentro del sector de criptoactivos y prevenir posibles casos de lavado de dinero o financiación del terrorismo.

Registro de PSAV

Para asegurar el cumplimiento de estas nuevas regulaciones, la Comisión Nacional de Valores (CNV) creó el Registro de PSAV. Todas las personas físicas y jurídicas, tanto residentes en Argentina como en el exterior, que realicen actividades de PSAV están obligadas a inscribirse en este registro. Sin embargo, se establece una excepción para aquellos proveedores cuyas operaciones mensuales no superen cierto monto, con el fin de no sobrecargar con regulaciones a pequeños actores del mercado.

Es importante destacar que la inscripción en el Registro de PSAV no otorga una «licencia cripto», sino que es simplemente un paso para regularizar la actividad dentro del marco legal establecido. Además, se establecen criterios claros para determinar cuándo un proveedor del exterior debe inscribirse en el registro, como tener una presencia significativa en Argentina o dirigir su actividad a residentes argentinos.

Perspectivas de bitcoin en abril: el mes del halving.Perspectivas de bitcoin en abril: el mes del halving.

Régimen Informativo con la UIF y otras obligaciones

Además de la inscripción en el registro, los PSAV deben cumplir con obligaciones establecidas por la Unidad de Información Financiera (UIF). Esto incluye presentar reportes periódicos sobre las operaciones realizadas con activos virtuales, con el fin de monitorear posibles casos de lavado de dinero o financiación del terrorismo. Estas medidas buscan garantizar la transparencia y seguridad en las transacciones dentro del sector cripto.

Lo que se viene

Estas nuevas regulaciones ya han tenido un impacto significativo en la industria cripto argentina, pero es probable que en el futuro se implementen más reformas normativas. Es importante estar al tanto de estos cambios para adaptarse y cumplir con las nuevas obligaciones legales. En un mundo en constante evolución como el de las criptomonedas, la regulación juega un papel crucial para garantizar la integridad y el crecimiento sostenible del sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *